viernes, 26 de marzo de 2010

À bout de soufflé


(Una porción de Jean Seberg en la blogosfera pinchando aquí )

Al final de la escapada han transcurrido cincuenta primaveras desde que se estrenara À bout de soufflé , de Jean Luc-Godar, rebautizada en España como “Sin Aliento”. Película que ha servido de pretexto para marcar el hito de ser el inicio del movimiento artístico conocido como la Nouvelle Vague o cuanto menos a que este se presentara en sociedad.
Aunque son muchos los acontecimientos que se han sucedido a lo largo de este medio siglo y que han contribuido a transformar la sociedad, todos penden de tres que han marcado el devenir del resto. En el plano político, la caída del muro de Berlín con el desmoronamiento del comunismo, en economía la internacionalización de las empresas con la aparición de las multinacionales (la mal llamada globalización), y en la cultura la perdida de la capitalidad mundial de Paris en favor de New York, no tanto por el hito como por el fondo.

Todo indicaba que navegamos hacia un nuevo mundo donde todo lo Made in USA figuraba como el paradigma del futuro ideal. Hasta que llegado un buen día (del que por cierto ya han pasado más de dos años) el “status quo” mostraba sus primeras fisuras con las hipotecas basura, con ellas afloraba parte de la corrupción que nos ha llevado a instaurarnos en lo que en un esfuerzo de simplificación se ha denominado “crisis económica”, ¿cómo si detrás de ella no hubiera otras crisis?. Quiero referirme a esa crisis de valores que ha conducido a que caballeros de la talla del Sr. Madoff se hayan convertido en criminales por una avaricia desmesurada, a que los artistas se hayan adocenado y alineado con el sistema a cambio de subvenciones, a que los obreros hayan dejado de ser reveindicativos, a que los religiosos sean pederastas, a que la corrupción política sea aceptada, a que la intrasigencia e intolerancia alcanze a loss universitarios y les mueva a escupir a un rector, a que....... ,a que nos hayamos quedado sin aliento, a que hemos dejado de aspirar y luchar por un mundo mejor y mas justo para todos..

En este momento que se habla de “new economic order”, me pregunto si tal vez la solución este más allá de un nuevo modelo, si no sera tanto de esperar una "nueva ola" como de retomar parte de los viejos valores que aprendimos de nuestros mayores y estos a su vez de los suyos . Tal vez lo único que nos haga falta a los seres humanos sea abandonar la divinidad en que nos hemos encumbrado, tal vez sea lo que nos queda al final de la escapada.

Feliz Primavera.